RSC: del 'buenismo' a la gestión responsable | Grupo Alsea | OpenTalks Innovación y Turismo
+34 966 26 30 27 executive@doeua.es
RSC: del ‘buenismo’ a la gestión responsable | María Escribano | Grupo Alsea | OpenTalks Innovación y Turismo | Acceso a grabación

En los años 50, Howard R. Bowen, apelaba a la responsabilidad social de las corporaciones para producir no solo bienes y servicios sino devolver a la sociedad parte de lo que esta les había facilitado. Concepto que, por otra parte, son numerosas todavía a día de hoy, las compañías que continúan utilizando como estrategia de RSC.

Ya en los años 70, Archie Carrol, define por primera vez las responsabilidades de la empresa como económicas, legales, éticas y filantrópicas, haciendo hincapié en la voluntariedad de la ética y la filantropía al situarlas a continuación de la legalidad.

No fue hasta adentrados los años 80 cuando, Freeman, elimina el discurso de la acción social, y comprende que las empresas tienen una serie de objetivos pero también tienen un gran impacto en muchos grupos de interés diferentes. Por lo que introduce la primera teoría de los stakeholders.

Ya en los 90, Drucker, introduce el concepto de responsabilidad. Afirmando que cada organización debía asumir la plena responsabilidad por el efecto que tuviera en sus empleados, en el retorno, en los clientes y en cualquier persona o cosa que toque, es decir, con todo aquello sobre lo que una corporación tiene un determinado impacto. «Eso es Responsabilidad Corporativa», sentenciaba.

Esto supuso un punto de inflexión que permitió dejar a un lado esa filantropía y «buenismo» con el que se venía actuando años atrás y dio un sentido completo a lo que hoy conocemos como Responsabilidad Social Corporativa o Empresarial.


DE LA FILANTROPÍA A LA GESTIÓN RESPONSABLE DEL NEGOCIO


A diferencia de lo otros departamentos con más historia dentro de las organizaciones, el que nos ocupa es de reciente creación y ha tenido una evolución considerable a pesar de no formar parte, inicialmente, del núcleo duro y tradicional de las empresas.

Este es un departamento que, en general, en las organizaciones nadie sabe cómo denominarlo.

Comenzó siendo el área de Responsabilidad Social Corporativa pero, al venir la parte de «corporativa» del modelo inglés, en España sonaba un tanto raro y pasamos a denominarla Responsabilidad Social Empresarial.

Aunque, a su vez, podemos pensar que no es solo «social» porque también se trabaja en pro del medio ambiente, por ejemplo, por lo que nos quedamos en Responsabilidad Empresarial o Gestión Responsable.



Pero la realidad es que este término tampoco define la labor del departamento de una forma adecuada ya que también se gestiona, desde el mismo, la relación con diferentes grupos de interés, ¿entonces cómo deberíamos llamarle?

A fin de cuentas, al margen de unas u otras nomenclaturas, la labor y el cometido de esta área ha de ser la de lograr que el negocio al que se dedica la corporación, sea responsable y trabaje en consecuencia a ello.

Llegados a este punto habríamos de reflexionar acerca de dónde está la responsabilidad ¿después del negocio o antes del negocio?

Es decir, ¿la RSC está en paliar los impactos después de haber operado o realizado la gestión de negocio o está antes?

Si realmente hablamos de un negocio responsable y somos ciertamente conscientes de que la responsabilidad ha de estar en la propia estrategia del negocio, tiene que estar necesariamente en el antes.

«La RSC o RSE no es el departamento que trabaja en paliar las consecuencias fruto de la actividad del negocio».

Debe estar en el cómo construimos el negocio, cómo estamos diseñando nuestras operaciones y cómo, en resumidas cuentas, hacemos las cosas para ser una empresa verdaderamente responsable con sus grupos de interés.

A modo de ejemplo práctico, nos hablaba María de la creciente preocupación existente en la sociedad a día de hoy en relación a los plásticos.

Y es que, explicaba, hay dos maneras de hacer las cosas:

  1. Ser muy bueno reciclando, con lo que paliamos el impacto de haber adquirido esos plásticos o,
  2. Ser realmente responsables, que es cuando vamos un paso atrás y nos cuestionamos incluso cómo estamos comprando y si esa es una compra responsable. A modo de ejemplo, hablamos de acciones alternativas a este problema como utilizar bolsas de tela o no adquirir frutas y verduras envasadas.


Esta publicación está basada en el webinar impartido por María EscribanoResponsable de Responsabilidad Social Empresarial (RSE o RSC) del Grupo Alsea en Iberia, formado por marcas como Domino’s PizzaStarbucks, Burger KingVipsFoster’s Hollywood, LAVACA, OleMole, Cañas y Tapas, Gino’s, TGI Fridays o Wagamama.

Sesión que forma parte del marco de actividades de El Club de las Buenas Decisiones, y que ha sido posible gracias al Instituto Universitario de Investigaciones Turísticas y al área de Turismo de la Generalitat Valenciana.

Accede a la grabación completa del webinar para descubrir más acerca de cómo ha evolucionado la RSE hasta el día de hoy, cómo es entendida en la actualidad y algunos casos de best practices, rellenando este formulario.

Todavía no hay ningun comentario. ¡Puedes ser el primero en dejarnos un comentario!

Enviar tu comentario:

Tu email no será publicado.