Las acciones de diez minutos | Faustino Olmos Grau | Máster en Dirección y Gestión de Empresas de la Universidad de Alicante. - Formación para Empresarios, Managers y Directivos
+34 966 26 30 27 executive@doeua.es
Las acciones de diez minutos | Faustino Olmos Grau | Máster en Dirección y Gestión de Empresas de la Universidad de Alicante.

En la segunda sesión del Máster de Dirección y Gestión de Empresas (MDE) hemos tenido el placer de compartir aula, reflexiones y conocimientos con Faus Olmos que nos recalcó la importancia de “la actitud positiva” para fortalecer “la motivación y la generación de buenos equipos de trabajo”.

Esta actitud positiva se puede desarrollar, si queremos, por supuesto, dedicando únicamente diez minutos cada día a intentar hacer algo que nos acerque a nuestros objetivos, a mejorar nuestros conocimientos, a impulsar nuestro liderazgo, a mejorar las relaciones profesiones y personales, a fomentar el trabajo en equipo, a transformar un equipo en otro de alto rendimiento, etc.

Faus comparte con nosotros algunas de estas acciones de diez minutos:

  • Dedícate a observar a aquellas personas de tu entorno que con frecuencia lanzan lo que el profesor llama “conjuros maléficos”: ¡No puedo! ¡no soy capaz! ¡nada vale la pena! ¡qué tontería!… Una vez escuchadas te puedes preguntar: ¿Qué ha dicho? ¿Qué actitud o creencia subyace tras esas palabras? ¿En qué medida me afecta a mi o a mi entorno? ¿Qué puedo hacer para generar en mí un antídoto (creencia posibilitadora)? Y ponte en acción para ayudarle a transformar esa actitud de fracaso en ganas y capacidad de superación.
  • Mientras vas hacía el trabajo puedes mantener una conversación positiva contigo mismo, y afirma: “hoy va a ser un buen día”, “podré acercarme un poco más a mis objetivos”, “mi actitud puede posibilitar un día lleno de enriquecimiento y disfrute”. 
  • Comprométete a sonreír dos o tres veces al día a personas distintas. pero hazlo sinceramente con el afán de trasmitirles sensaciones positivas. ¿Te devuelven la sonrisa?
  • Piensa en alguna persona con la que no mantengas una relación muy fluida ¿A qué se debe? Una vez analizados los motivos, ponte en acción para tratar de cambiar esta situación, intenta salir de tu zona de confort.
  • Debemos crear nuestro Equipo de Motivación, para ello piensa en tres o cuatro personas de tu entorno que mantienen un buen nivel de motivación, que hacen que la gente y tú mismo os sintáis bien a su lado, gente que levantan el espíritu. Reúnete con ellas con cierta periodicidad y pídeles propuestas para incrementar la motivación del resto del equipo.

Los buenos lideres “tienen unas gafas especiales” con las que son capaces de encontrar la importancia que tiene cada persona en su organización, si quieres llegar a ser uno de ellos:

  1. Concéntrate cada día en un colaborador de tu equipo y piensa en una acción que creas que le ayudará a sentirse más importante, “reconocer un buen trabajo”, “pedir opinión al resto del equipo”; “escuchar”, “detectar sus estados de ánimo por si alguno es retroactivo y ayudarle”, etc.
  2. Ponla en marcha. ¿Qué ha sucedido?
  3. Pero, no te desanimes ante el primer fracaso, debes seguir intentándolo y verás cuántas acciones puedes hacer a lo largo de una semana, de un mes, de un año,…

“Los buenos equipos” acaban por ser “grandes equipos” cuando sus integrantes confían los unos en los otros lo suficiente para sustituir el “yo” por “el nosotros”. La integración, la confianza y la colaboración es un gran punto de partida para llegar a conseguir que nuestro equipo sea el mejor. Cuando se trabaja en equipo conseguimos entendernos, organizarnos, escucharnos, cooperar, tomar decisiones, ayudar, ilusionarse, conocerse y conseguir objetivos.

Según Faus, si queremos mejorar resultados debemos eliminar las viejas creencias limitantes, nuestra zona de miedo, salir de nuestra zona de poder y de inconsciencia y ampliar nuestra zona de confort, debemos convertirnos en activistas sabiendo que las cosas más pequeñas pueden impulsar un cambio.

Para terminar os dejo una serie de preguntas sobre las que vale la pena reflexionar:

  • ¿Qué te gustaría mirar de manera distinta?, ¿Serás capaz de hacerlo?
  • ¿Qué acciones puedes llevar a cabo para provocar el cambio en tu empresa o entorno?, ¿Qué mejora te supondrá el cambio?
  • ¿Cómo contribuyes como jefe a los éxitos de tu equipo?
  • ¿Serás capaz a partir de ahora de dedicar estos diez minutos y generar la oportunidad de mejorar humana y profesionalmente?

Todavía no hay ningun comentario. ¡Puedes ser el primero en dejarnos un comentario!

Enviar tu comentario:

Tu email no será publicado.