Desarrollar una marca personal de éxito en redes sociales - Formación para Empresarios, Managers y Directivos
+34 966 26 30 27 executive@doeua.es
Desarrollar una marca personal de éxito en redes sociales
como desarrollar un marca personal de éxito en redes sociales

La Wikipedia define la marca personal como “la huella que dejamos en los demás” y nos dice que eso se puede gestionar y que eso se conoce como “personal branding”.

El autor de este concepto fue Tom Peters a través de un artículo escrito en la revista Fast Company en 1997 que tituló “The Brand Called You”. En España, Andrés Pérez Ortega es el principal autor que trabaja e investiga sobre este concepto y, además, tenemos la suerte de que colabore anualmente como docente para nuestros programas.

A pesar de no ser un concepto demasiado reciente sigue siendo bastante novedoso y no conocido ni aplicado todavía por muchas personas. De hecho, suele crear bastante controversia en algunos aspectos puesto que se refiere a que nos veamos a nosotros mismos como una marca, como si de una empresa se tratara.

El concepto de marca personal tiene aplicación en muchos ámbitos pero es en los relacionados con el empleo (y autoempleo) donde más implicaciones tiene. Nos propone, en líneas generales, trabajar sobre nuestra marca como si fuésemos una empresa, una empresa valiosa con sus objetivos, sus habilidades y sus puntos fuertes, para llegar a obtener resultados por nuestra propia marca y por lo que de ella queda en los demás. Conseguir desarrollar una marca personal potente y reconocida nos puede dar muchas alegrías profesionalmente hablando y deja de hacer necesario que una empresa nos valore y nos contrate, porque conseguiremos ser valiosos profesionalmente de otra forma, de forma más autónoma e independiente.

Como decíamos, este concepto, en el ámbito formativo donde hemos podido hablar y escuchar hablar mucho sobre él, crea controversias porque muchos profesionales incluso ven como un ultraje a sus empresas trabajar su propia marca personal. Sin embargo, cada vez más profesionales y empresas valoran la importancia de tener su propia marca, definida y trabajada para el éxito no sólo personal sino también añadido para las empresas para las que trabajan o a las que prestan sus servicios en determinado momento. Las marcas se suman para obtener más y mejores resultados.

La irrupción, ya hace unos años, de las redes sociales, ha beneficiado ampliamente a este aspecto porque ahora tenemos herramientas muy potentes en nuestra mano que nos permiten ganar visibilidad hacia el exterior, para bien y para mal. Lo que hagamos en estas redes sociales en las que participamos puede afectar, aunque ni siquiera lo sepamos o no nos parezca lícito, a nuestros resultados profesionales. Ya escribimos hace un tiempo sobre ello y decíamos que una gran cantidad de empresas utilizan lo que publicamos en nuestras redes sociales personales para conocer más a posibles candidatos, siendo lo que en ellas ven, muchas veces, determinante para contratar o no a un candidato concreto.

En este artículo, una vez introducido el concepto y algunas de sus implicaciones, te queremos dejar unas recomendaciones básicas si trabajas o quieres trabajar tu marca personal en redes sociales, aspectos que has de tener en cuenta para hacerlo con éxito y obtener resultados. Algunas de estas recomendaciones son:


Plantea objetivos


De poco nos sirven las redes y otros canales para transmitir nuestra marca sino sabemos cuál es esta marca, qué queremos conseguir o hacia donde queremos ir.

Es como todo, hay que empezar desde el principio y esto es, definiendo quiénes somos y qué queremos lograr.

A la hora de pensar en nuestra marca deberemos ver qué sabemos hacer, qué podemos aportar y cómo vamos a ponerlo en valor.

Una vez tengamos definido todo esto deberemos marcar qué queremos conseguir.

Sólo empezando desde el inicio podremos recorrer los siguientes pasos para ponerlo en marcha.

Eso sí, no te paralices, avanza e irás mejorando. A veces esta fase nos resulta difícil y no conseguimos superarla porque siempre la queremos mejorar. Tendremos tiempo de mejorar y de revisar, es importante pensar y planificar pero también actuar.


Crea tu estrategia


Como si de un plan estratégico de empresa se tratase, deberemos definir aspectos básicos que nos harán mucho más fáciles los siguientes pasos. Aquí puedes aplicar todo lo que de estrategia sepas aplicado a empresas, utilizar estudios de mercado, análisis del micro entorno y macro entorno, herramientas tan útiles y sencillas como el DAFO y otras que seguro que conoces.

Debes marcar, además, aspectos tan básicos y potentes como tu misión, visión y valores.

Todo lo que puedas definir te ayudará a tomar las mejores decisiones en los siguientes pasos y asegurar tu éxito y tus resultados.


Sé específico


En múltiples ocasiones trabajando en el mundo del empleo y de la búsqueda del mismo encuentro los mismos errores. Muchas personas tienen la creencia de que ser generalistas, encontrar un trabajo “de lo que salga”, les ofrece más oportunidades porque tienen un mundo en el que elegir. Sin embargo, la experiencia nos dice todo lo contrario. Debemos especificar, especializarnos y formarnos en algo concreto para tener de verdad oportunidades en ese ámbito, poder crear una marca potente en él y ser los profesionales que queremos ser.

Por eso, en tu estrategia, párate a pensar en qué te quieres situar y fórmate al máximo en ello para poder marcar la diferencia. Si además tienes la suerte de aunar aspectos que nadie está haciendo, ahí tienes tu diferenciación como pasaporte al éxito.

¿Qué puedes aportar de diferencia? ¿Por qué deberían contratarte a ti y no a otro?

Estas son algunas cuestiones que te pueden ayudar a definir este aspecto.


Delimita tus “palabras clave”


Fruto de lo anterior habrá algunas palabras clave o keywords que utilizarás para posicionarte en un determinado sector o actividad. Estas palabras has de definirlas y usarlas en los diferentes canales que usarás y que definiremos más adelante.

Estas palabras son el resultado de todo el trabajo anterior al definir tu estrategia y saber dónde quieres posicionarte y también te ayudarán a definir dónde trabajarás tu marca y para qué público.


Enfócate a tu público


Debemos saber el público objetivo a quien nos dirigimos, quienes pueden ser nuestros clientes o nuestro target.

Definir bien este público nos ayudará a saber, a su vez, en qué canales lo podemos encontrar.


Define los canales adecuados


Hay un canal principal que es muy útil y tremendamente potente para trabajar nuestra marca personal. Se trata del Blog o de la página web. Hay herramientas sencillas y baratas para crear tu propio blog y en él, podrás mostrar y demostrar en qué eres bueno y qué te diferencia, trabajando tu marca para, a su vez, moverla y difundirla a través de otros canales.

El resto de redes sociales (generalistas y verticales) también te pueden ayudar a difundir tu mensaje y hacer crecer tu marca personal. Has de elegir bien, según tu público y tus objetivos, en qué redes sociales estar, has de optimizar recursos, es peligroso querer estar en todo, a veces hace que no estemos bien en nada.

Sé realista con tu tiempo y tus recursos. Es mejor estar bien en el canal adecuado que mal en todos los canales.

Según tu público o el tipo de contenido, podrás definir qué canales de redes sociales utilizar. Por ejemplo, si el público al que te diriges es joven, quizá ya no te interese estar en Facebook. Todo es pensar y definirlo en tu estrategia. Siempre puedes ir accediendo a nuevos canales en el futuro o modificando la forma de hacerlo, pero la recomendación es no intentar abarcar más de lo que te es posible desde el principio.


Delimita lo personal y lo profesional


Las redes sociales nacieron como algo puramente personal pero ahora mismo ya estamos muy lejos de esa concepción porque éstas han mostrado ser muy rentables para las empresas y para sus resultados comerciales.

En cierta forma, puede ser normal que cuentes en ellas algo personal sobre ti pero cuida lo que publicas y no mezcles. Salvo que te dediques directamente al mundo de la política, por ejemplo, esa información puede aportar poco si tu orientación es profesional, incluso te puede perjudicar.

Delimita y controla.

Y si quieres usarlo también personalmente usa la privacidad para que sólo sea visible lo que quieras que se vea, en público, y el resto más privado sólo para amigos o una determinada lista en Facebook, por ejemplo.


Genera confianza


Al parecer las redes sociales son una potente herramienta de generación de confianza.

Las marcas que no están en redes generan menos confianza y cercanía que las que sí están, que consiguen crear relaciones más cercanas con sus clientes, de forma más informal.

Si consigues generar confianza en las personas en las redes tendrás muchas oportunidades de que acaben siendo tus clientes siempre que seas coherente con tus valores y no uses la red para vender una marca que sea humo, que realmente no exista.

Las personas van conociendo qué haces, a qué te dedicas, qué problemas solucionas y puede que, en algún momento, te necesiten como profesional.

Posicionarse en la mente de los demás con una marca es algo muy productivo y puede ofrecer frutos laborales en el momento más inesperado, de las personas que menos imaginas.


Fija tu estilo y tus valores


Como decíamos tienes que tener un estilo propio pero este estilo ha de estar alineado con tus valores, ser coherente y de verdad. Muestra lo que realmente eres y saca tus valores a jugar, no mientas ni engañes, eso tiene poco recorrido.


Cuida la imagen


No sólo tu imagen sino la calidad de las imágenes que usas y sus diseños. Hoy en día hay muchísimas herramientas de diseño que, sin saber nada del tema, te facilitan muchísimo crear imágenes con calidad para las redes sociales. Te recomendamos, por ejemplo, Canva o Befunky.

Y no te olvides de usar imágenes sin derechos de autor, hay muchos bancos disponibles, algunos de ellos gratuitos o Creative Commons. Esto te ahorrará muchos problemas y lo has de tener en cuenta.


Sé coherente y constante


Sé coherente con lo que eres, insistimos.

Sé constante con lo que planifiques. Mantén el ritmo, planifica y cumple. Para ello has de ser realista y planificar lo que puedas llevar a cabo.


Mide resultados


Las redes sociales nos aportan herramientas de medición. Úsalas.

Y no sólo mires la información que éstas te dan, analiza para llegar al conocimiento y para saber realmente, qué te dicen los números sobre qué puedes mejorar.


Mantén tu mente abierta y siempre dispuesta a mejorar. Fórmate e infórmate


No todo está hecho cuando te decidas a empezar, has de estar dispuesto a equivocarte, a cambiar, a seguir formándote en tu trabajo y en el uso de estas herramientas y, por supuesto, tener una mente abierta para encontrar más oportunidades y mejorar lo que sea necesario.

Quizá vas viendo que puedes enfocarte mejor, incluso de forma más específica o que el público que pensabas no es el adecuado. Saber medir y cambiar es fundamental para el éxito.

Una vez vistos todos estos aspectos esperamos que te sirvan para comenzar la andadura de la marca personal o que te ayuden u orienten en el trabajo que ya estés haciendo al respecto.

Si no lo haces, estás perdiendo muchas oportunidades en el mundo actual en el que las reglas del juego han cambiado y siguen cambiando.

¿De verdad vas a seguir sin hacer nada al respecto?

Imagen de strichpunkt en Pixabay

Imagen de The Digital Way en Pixabay

Si te interesa mejorar tus conocimientos en cualquier rama de la empresa no te lo pienses más y contacta con nosotros hoy mismo. Te informaremos de todos los Programas de profesionales para profesionales que tenemos pensados para ti. Aprenderás a tomar decisiones que marcarán tu futuro y el de tu entorno. Abriremos tu mente nuevas experiencias y conocimientos porque entrarás en el  exclusivo Club de las Buenas Decisiones.

Todavía no hay ningun comentario. ¡Puedes ser el primero en dejarnos un comentario!

Enviar tu comentario:

Tu email no será publicado.