+34 966 26 30 27 executive@doeua.es
Cuadro de Mando Integral | Carlos Montesinos Fuster | Máster en Dirección y Gestión de Recursos Humanos Universidad de Alicante

Un Cuadro de Mando Integral es una herramienta de Gestión Estratégica cuya finalidad es traducir la estrategia en acciones concretas u objetivos que va más allá de un simple seguimiento de indicadores financieros (como podría ser el EBITDA y el BAI), indicadores de retorno (como las inversiones), indicadores de coste y de ingresos, indicadores de satisfacción o calidad, etc.

Numerosos estudios realizados han concluido que las empresas que recurren a un CMI ejecutan su estrategia de forma más rápida y exitosa, y por lo tanto mejoran su competitividad. Esto se consigue porque un CMI:

  • Tiene en cuenta aspectos financieros y no financieros para el seguimiento de la estrategia.
  • Clarifica la estrategia y la convierte en medios y planes de acción; es decir, pasa de la definición a la acción.
  • Pone a toda la organización a trabajar por la consecución de la estrategia debido a su claridad, concreción y fácil comunicación.
  • Simplifica la información y facilita la toma de decisiones.
  • Permite una gestión proactiva, reduciendo los riesgos al facilitar la anticipación.
  • Facilita los cambios y actúa como motor de los mismos.

La implantación y ejecución son los dos factores fundamentales para que del CMI realmente tenga  el resultado que se busca sobre la gestión estratégica. Este proyecto de implantación, que suele durar entre 3 y 6 meses, se desglosa en cinco fases:

Fase 1.Reflexión de la estrategia

Es aquí donde conociendo la visión de la compañía tendremos que responder a una serie de cuestiones como ¿creamos valor?, ¿qué esperan los accionistas?, ¿en qué procesos internos debemos ser excelentes?, ¿qué recursos son claves para mejorar e innovar?, etc.

Fase 2.Diseño del mapa estratégico

En esta fase hay que centrarse en los objetivos perseguidos como por ejemplo, mejorar los márgenes operativos, satisfacer nuevas necesidades de los  clientes, acelerar el desarrollo de nuevos productos, adquirir, desarrollar y retener personal innovador, etc.

Fase 3.Indicadores y metas

Esta parte del CMI es la más cuantitativa puesto que es ahora donde se definen y se miden los indicadores necesarios para cada departamento. Algunos ejemplos de ello pueden ser el aumento anual del margen de un 2%, una retención de clientes en un 90%, 9 meses de tiempo de desarrollo de nuevos productos, retener el personal clave en un 95%, etc.

Fase 4. Plan de acción e Iniciativas

En la penúltima fase, es donde más claramente se ve esta implantación gracias a las iniciativas puestas en marcha y a los recursos destinados a cada una de ellas. En este caso podríamos destacar algunas como alianzas con clientes claves, plan de gestión de relaciones,  plan de lanzamiento comercial, plan de retención, formación, etc.

Fase 5.Revisión y seguimiento

Una vez puestas en marcha las cuatro fases es imprescindible realizar un seguimiento continuo y revisiones periódicas. Todo lo que se puede medir se puede mejorar y esto nos ayuda a potenciar los puntos fuertes y minimizar los débiles.

Ni que decir tiene, que durante estos meses y para cada una de las fases se debe tener una comunicación continua y fluida del proceso, para que toda la empresa se implique y lo conozca.

Este artículo es un extracto de la sesión impartida por Carlos Montesinos Fuster, Director de tripulaciones de cabina y servicio a bordo, dentro del módulo Auditoría de Recursos Humanos y Cuadro de Mando Integral del Máster en Gestión y Dirección de Recursos Humanos de la Universidad de Alicante.

Si te preocupan los resultados de tu empresa y quieres mejorarlos, si tú y tu empresa queréis pasar de ser buenos a excelentes, puedes contactar con nosotros y te informaremos de todos los programas que tenemos disponibles, de profesionales para profesionales.

Todavía no hay ningun comentario. ¡Puedes ser el primero en dejarnos un comentario!

Enviar tu comentario:

Tu email no será publicado.